Wednesday, November 30, 2005

blanco y negro

Hoy estoy desencantada de la vida. Y pienso que en momentos de noticias tristes uno debiera apreciar mejor las cosas que tiene..., pero es difícil cuando la impotencia te atrapa, cuando la injusticia parece dominar las cosas. Y la vida puede ser francamente injusta, sin pensar en quienes más lo necesitan.
Cuando suceden esas cosas, como hoy, yo más me alejo de las religiones y los dioses. No concibo que alguien sea responsable de tanta injusticia, no puedo aceptar que alguien "tan bueno" pueda olvidarse de las personas verdaderamente bondadosas.. Si Dios existe, no es justo.

Hace un par de días, una amiga, a quién conozco no hace mucho, pero que se ganó todo mi cariño ya que compartimos un par de meses todo el día.. tuvo a su primer bebé. Pero a pesar de la alegría que eso produce, las cosas no salieron del todo bien, y el pequeño y hermoso Agustín tiene graves problemas neurológicos.
No sé bien cómo evolucionará todo, no tengo idea. Tampoco puedo decir que sé lo que ella siente, porque no lo sé y estoy segura de que no quiero saberlo nunca, no en carne propia.

No la he visto, mañana iré a visitarla y no deja de asustarme. Uno es inepto para enfrentar estas situaciones. Qué decir y qué hacer parecen un problema grave, pero es lo de menos, lo sé.

Cuando esto se supo, un grupo de cercanos comenzaron una cadena de oraciones.. y yo sólo pensaba que eso no iba a dar frutos.. aunque creo en las energías y las cadenas producen eso, energías. Pero después me cuestiono que tanto le afecta a este grupo de gente lo que le pasa a la chica, porque lo cierto es que las que parecen amigas, al final no lo son y yo empiezo a dudar de todo y de todos.
Es que se me juntaron las cosas. No me gusta aceptar que la mayoría de mis amigos tiene razón y uno debe andar con cuidado... como protegiéndose las espaldas.. Es una realidad y no me gusta, como tampoco me gusta que la chica esté sufriendo.

Supongo que hay que estar feliz porque siento, porque soy capaz de sentir y eso me hace estar viva y cómo me dijo un hermoso caballero francés hoy, sólo se vive una vez.

Sunday, November 20, 2005

Parezco un tuyo

Mi amigo F me dijo que estaba demasiado desaparecida y es cierto..., pero la verdad es que además de no andar muy inspirada para escribir (nada malo pasa), esta semana tuve demasiada pega y no me dan ganas de sentarme en el computador cuando llego.
Pero ahora, regresando de un día de piscina cuyo resultado se ve por el intenso rojo de mi trasero y espalda, recibí un regalo. La negra me dió el CD de Damien Rice.. el loco de la canción de Clouser.. y wenoooooo, a mí me gustó.. así que feliz.. al menos podré amenizar buena música con mi piel rostizada.
Por otra parte, la sequía de inspiración me tiene muy atrasada. El viernes debería haber entregado un artículo que aún no logro escribir. Además debería adelantar otros textos para mañana y 0 opción, sólo quiero escuchar música, bañarme en aloe vera y dormir hasta mañana...
jaja, pero fue un buen fin de semana: regalonié, tomé sol (y parezco un tuyo), nadé muchito y le hice chinitas a mi sobrina, dormí en cantidades apreciables (como almacenando para la semana), comí harto helado y escuché mucha música.
Y sobre esa sensación de que algo va a pasar (que tengo desde unas 2 semanas) ya se me ha pasado un poco, así que estoy más tranquila...
Yap, ahora me voy porque me duele el poto...

Sunday, November 06, 2005

mi primera pedida de mano!!!

Insólito, por decirlo menos, fue lo que me tocó presenciar la tarde del jueves pasado. De partida fue una semana difícil. Mil cosas en la pega, estrés y retos.
Por eso cuando la tarde del jueves me avisaron que debía ir a una premiación simbólica para reportear al “ganador” y todo el cuento, mi cara no fue de las mejores. Pero, la pega es pega y siempre hay que tener una buena disposición.
Así llegué a las oficinas en cuestión donde debía esperar por el ganador de un viaje en crucero, junto al Gerente, Pro-Manager, etc, personas que nunca había visto en mi vida, y todos hombres obvio.
En eso llegó el fotógrafo, un gallo cercano a los 40 quizás, super relajado y bastante estupendo. Alto, ojos celestes, short, tatuaje… pinta a lo Indiana Jones jajaja.
Ahí, mientras ligeramente coqueteaba con el fotógrafo y él probaba la cámara con mi poco fotogénico rostro, alguien susurró (sip, susurró) “llegó el ganador…. Viene con la polola!”.
Cual si fuera un presidente extranjero invitado a casa, todos nos dispusimos cercanos a la entrada y uno a uno los fuimos saludando.
La pareja venía en extremo producida. Él, rellenito y simpático, terneado con corbata roja, cual candidato presidencial en debate y pelo engominado hacia atrás, lo que revelaba la pelada prematura. Ella de vestido, un impecable moño y cara de seguridad. Radiantes los dos, de treinta y tantos diría (ya que estoy adivinando las edades).
Entraron efusivos y nos saludaron a todos como si nos conociéramos de siempre… ahí debí haber sospechado que algo raro había.
Nos sentamos alrededor de la mesa donde había puras cosas ricas para comer. Yo, me acomodé donde quedé no más y miré la comida con recelo.. “hasta aquí llegó la cosa light pensé”, hasta que el ganador empezó a contar lo feliz que estaba, así que comencé a tomar nota.
Y mientras una asistente nos servía un café de miedo y nos rellenaba el jugo de frambueza, el ganador era acallado por su polola, quien de ahí en adelante llevó las riendas de la reunión.
De una nos contó que era polola-novia, pero que aún no le pedían matrimonio. Después contó exhaustivamente lo fanática que era de la empresa en cuestión y que al viaje no iba si no estaba casada. Que llevaban más de 6 años de pololeo y que este viaje sería la luna de miel, así que tenían que ver el tema de las fechas para no preparar “todo” tan apurados.
Los presentes tenían ojos de huevo frito y yo no sabía que era más divertido, si la expresión de todos los varones o de esta “poderosa y temible fémina” que estaba justamente frente a mí.
Yo, tomaba notas mientras sonreía disimuladamente. Todos, escuchaban mientras seguramente se imaginaban al “ganador” con la soga al cuello cada vez más apretada. “Aún no le piden matrimonio, pero ya tienen luna de miel” pensaba…
Pero de pronto pasó lo más sorprendente… él toma la palabra, gira ligeramente la silla y mira a su polola-novia a los ojos: “Acá, frente a todos ellos quiero preguntarte algo. Lo hemos hablado y yo deseaba traerte el anillo, pero me falló la movida (sin comentarios con esta parte), pero creo que es el momento, así que..¿te quieres casar conmigo?
Silencio, nadie movía ni una pestaña…
Ella se tomaba las manos y miraba con ojos desorbitados… incrédula lo mira sin decir palabras. Él vuelve a repetir ¿te quieres casar conmigo? Y acerca su silla a la de ella… Atrás mío, el guapo fotógrafo (que ya tenía como mil fotos mías jaja) apretaba el interruptor una y otra vez como dejándose llevar por la emoción o espasmo del momento.

Entonces, ella dijo SÍIIIIIIIIIIII!!!!! y nosotros casi inmóviles precedimos a aplaudir mientras los ahora novios, se abrazaban con un beso.